Evita la resequedad hidratando tu piel

Hidratar la piel es importante para evitar los daños causados por el día a día, conoce aquí como realizar una crema en casa 

Gregoria Arroyo, pasante Unica

Los cambios de temperatura producidos por la rutina del día a día y hasta el aire acondicionad, común en los países tropicales,  hacen que la piel experimente cambios bruscos, esto produce que pierda su fuerza e hidratación.

Por lo antes enumerado hay que prestar una especial atención al nivel de hidratación que mantiene nuestra piel.

La piel esta posteriormente conformada  por dos  tercios de agua, y constantemente esta se rehidrata, pero el problema surge cuando dejamos de mantener la hidratación correcta para la piel, es allí cuando la dermis sufre falta de agua para nutrirse por sí sola.

Lea también:Obtén un bonito bronceado comiendo bien

Y es que tanto el paso del tiempo como los agentes externos que diariamente contaminan la piel, acaban provocando una progresiva pérdida de agua que la vuelven más frágil, opaca, áspera al tacto, irritante y poco elástica.

Usa cremas hidratantes

Por ello, el objetivo principal de las cremas hidratantes es devolverle la vida a tu piel. Al momento de aplicar una pequeña cantidad de crema a tu piel inmediatamente las moléculas hidratadoras pasan por la dermis (la parte más profunda de la piel). Su función es llegar a los tejidos y células, para formar un cultivo rico en sustancias nutritivas que revivan y nutran los tejidos muertos de la piel.

Además, la gran mayoría de las cremas que recomiendan los dermatólogos, suelen venir acompañadas de suplementos o vitaminas añadidas que refuerzan los nuevos tejidos de la piel y eliminan las células muertas, como las del tipo A y E, que son consideradas de la eterna juventud por eliminar radicales libres del organismo.

hazla tu

Si entre tus opciones no está el usar una marca comercial de cremas entonces puedes hacerla en tu propia casa.

O puedes, si así lo deseas seguir el ejemplo de muchas mujeres orientales y usar el agua del lavado del arroz como tónico para hidratar tu cara, o usarla como la ultima agua luego del baño y secar con la toalla con suaves golpecitos para eliminar el exceso pero permitir que la piel se nutra con esta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*