Para Enyer Reverol ser inmigrante es sacrificar el amor de su familia por brindarles una mejor calidad de vida

Enyer Reverol, recepcionista del Hotel Rey, La Vegs, Republica Dominicana
Enyer Reverol. Recepcionista del Hotel Rey, La Vega, Rep. Dominicana.

Enyer Reverol, joven venezolano, de 33 años de edad, Técnico Superior en administración de empresas; nunca se imaginó tener que dejar su casa, su familia, su país; “Emigrar es un proceso mucho mas complejo, involucra aspectos psicológicos, adaptaciones, cambio de sociedad; todos esos aspectos pueden llegar a afectar nuestra estabilidad mental”

Felipe Vale/ Pasante UNICA.

Fotografía: Felipe Vale.

Enyer Reverol, recepcionista del Hotel Rey, La Vega, República Dominicana.

Mientras atendía su lugar de trabajo, en el “Hotel Rey” de La Vega, en República Dominicana; en el cual ejerce como recepcionista, Enyer nos concedió esta entrevista; para mostrarnos un poco de lo que estamos hecho. “Y es que vivir en un país que no es el tuyo, no es fácil, pero tampoco difícil”

¿Qué fué lo primero que imaginaste al llega a este país, imaginaste conseguir un buen empleo, un buen puesto; cuéntanos un poco de esa anécdota?

Al salir de Venezuela, salí con la mentalidad de llegar a mi lugar de destino, vender empanadas e ir creciendo, hasta lograr obtener mi propio negocio de comida, pero… todo eso cambió al llegar aquí y encontrarme con la realidad; y es que la realidad es que, los dominicanos son muy nacionalistas con su comida y probar otra sazón, para ellos es como traicionar su patria (risas).

Logré hacer las empanadas y arepas, salir a la calle; pero los frutos no fueron muy buenos, los pocos ahorritos que me traje, al pasar los días se me fueron terminando. En vista de que la venta de empanadas y arepas no fue funcionando, comencé a buscar un trabajo; llegué a un “Pica Pollo” (restaurante de comida china) y me aceptaron como pelador de plátanos y freidor de los mismos. Para mi desgracia, solo duré una semana, ya que en ese lugar solo aceptaban mujeres y yo estaba cubriendo la vacante mientras aparecía una mujer.

Mi alimentación en su mayoría era pan, cambur y agua; dormía en una habitación prestada, en el piso con mi ropa de almohada. Esto me llenaba mas de fuerzas y ganas de seguir, no quería regresarme a Venezuela y sentirme fracasado, sentía que aún faltaba por aguantar; hasta que llegué aquí  (hotel rey) y al tercer intento de traer mi CV me aceptaron como pasante durante un mes de prueba. Al cabo de los días, por mi buen desempeño, me dieron la excelente noticia de pertenecer al equipo de trabajo del mismo, en el cual ya voy para casi dos años.

¿Qué es lo que más te ha gustado de República Dominicana?

Lo que más me ha gustado, es la hospitalidad que ellos me han brindado; me siento, casi que como en casa. El trato y las oportunidades que nos brindan son excepcionales; el dominicano por mas humilde que sea, es capaz de quitarse su bocado por brindárnoslo.

¿Qué es lo que no te ha gustado de República Dominicana?

Lo difícil que es para nuestra regularización, para obtener una documentación, una cédula; estar regular en el país y ejercer nuestra profesión legalmente, nos lo ponen como decimos coloquialmente en Venezuela “en chino”

¿Te sientes cómodo con tu trabajo?

Gracias a Dios, he corrido con la suerte de llegar a una excelente empresa, donde desde la que barre, hasta sus dueños; son excelentes personas. El trato que me han brindado desde que llegué, ha sido como el de un dominicano cualquiera, me han acogido como parte de su familia.

En referencia a ese trato del que hablas, en algún momento, fuera de aquí ¿Has sentido algún tipo de maltrato (xenofobia)?

Como lo dije anteriormente, los dominicanos tienen el “Don de la hospitalidad”; y en mi caso, en particular, nunca he sentido rechazo. Al contrario, hablan muy bien del venezolano, se expresan con buena referencia hacía nosotros.

¿Quisieras volver algún día a Venezuela?

Esa pregunta creo esta demás (risas); a diario, siempre pienso y sueño con volver a mi casa, con mi familia; y a pesar de no tener mis padres vivos, extraño mucho a mis hermanos y sobrinos y en especial a mi amiga Adriana Rodriguez, entre tantas personas que me aman; no se siente lo mismo hablar con ellos a través de una video llamada, de mensajes de textos; que tenerlos y sentirlos cerca de ti. pero toca sacrificar el amor de tu familia por brindarles una mejor calidad de vida.

¿Te ha costado mucho adaptarte al cambio de cultura?

Si supieras que no, ya que ambos paises tienen cosas en común y esta provincia es calurosa, al igual que el estado de donde vengo “Mi querida tierra del sol amada” “Mi querido estado Zulia”, hay ciertos parecido en cuanto su hospitalidad, jocosidad. En lo único que no logro adaptarme totalmente es a su gastronomía, de resto me siento como en casa.

¿Alguna recomendación para el que desea emigrar?

Salir dispuesto a comerse el mundo, a trabajar de lo que sea, siempre y cuando sea digno.

Tener mentalidad de progreso, si conseguiste de bedel (personal de mantenimiento) para trabajar en una oficina, no quedarse estancado ahí, recuerda que no eres un árbol.

Adaptarse a su cultura, creencias; claro, eso sin olvidarse de donde venimos, tus raices y tu gentilicio.

Por último, no salir con la emergencia en la maleta, planificar bien donde llegar, con quien y tener más o menos ya pensado que hacer al llegar, para no llegar a sentirte fracasado. Recuerda contar siempre con varios planes, ya que si el plan “a” no funciona están el resto de las letras del abecedario para completarlo.

Enyer Reverol, recepcionista del Hotel Rey, La Vega, República Dominicana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*