Sudar no te ayuda a rebajar, entérate cómo

Las gotas del sudor son vistas por muchos como una de los mejores vehículos para perder peso, pero realmente sirve mas para purificar el cuerpo y refrescarlo, tumba hoy un mito antiquísimo de los deportes.

Herwin Godoy Briceño/Agencias

Lo normal en las promociones de bebidas isotónicas para deportistas, es ver a un deportista con sudoración extrema, después de una larga sesión de ejercicios, imagen que reafirma junto a los infomerciales que buscan vender fajas milagrosas que hacen sudar zonas especificas del cuerpo para “moldearlo” que el sudor por si solo quema calorías y hace perder peso.

Pero la función real de este proceso natural del cuerpo humano, realizado a través de la piel, es compensar la temperatura corporal, eliminar sustancias de deshecho y contribuir a la formación del pH ácido del estrato córneo, crear una barrera contra las invasiones de gérmenes, bacterias, hongos y virus que pueden dañar al organismo.

En ningún momento, entre las funciones del sudor, está el quemar grasa, pues se eliminan líquidos no calorías, ni mucho menos grasas. de hecho el sudar en exceso, trae consigo la deshidratación es peligroso para el organismo.

Por eso, el envolverse en telas térmicas, plásticos, jornadas prolongadas de saunas y demás, por sí solas, no ayudan a eliminar del cuerpo ni un solo gramo, solo creando una falsa ilusión y pueden más bien dañar algún órgano.

El sudor es símbolo de esfuerzo

Ahora bien, una persona que desee cambiar su figura y perder algunos kilos, estando en forma lo que se necesita es quemar más calorías de las que se consumen y la mejor manera de quemar estas calorías es haciendo ejercicios.

Al hacer actividades físicas la sudoración aumenta y al sudar el cuerpo pierde líquidos.

“Si el agua que se pierde no se recupera, se pierde bastante peso”, explicó el doctor César Kalazich, especialista de Medicina Deportiva Clínica MEDS, en Chile a la BBC.

“Un ejercicio intenso de duración entre 1 y 2 horas en un ambiente templado puede hacer perder 1% del peso corporal, momento en el cual para la mayoría aparece la sed”.

El problema es que esos líquidos que se pierden se deben reponer, o por lo menos una parte.

“En diversos consensos de medicina deportiva se acepta que una pérdida del 2% (que el atleta no lo percibe) del peso corporal es perjudicial para el rendimiento deportivo y más de eso comienza a perjudicar la salud”, advirtió el doctor Kalazich.

Entonces ya sabes, si quieres bajar de peso, suda pero  haciendo ejercicios y no convirtiéndote en un cyborg envolviéndote en fajas aluminizadas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*