Ten relaciones sexuales en el agua un gusto de cuidado

Tener sexo en el agua puede ser una experiencia por demás erótica y divina, la resistencia del agua te da la posibilidad de tomar posiciones que fuera de ella te exigirían mayor fuerza muscular, pero lograrlo de manera segura no es tan fácil como tratar de volver a los orígenes de la especie humana según la teoría evolucionista, sino que requiere estar pendiente de algunos detalles importante obstante, antes de dejarnos llevar por el toque romántico es importante seguir algunas indicaciones para prevenir riesgos

Herwin Godoy Briceño/Agencias

¡Cuidado! Los sitios públicos están sucios

Es cierto que las piscinas tienen cloro, pero esto no quiere decir que ningún germen tenga cabida en este pozo de agua, pues si bien, en teoría se utilizan buenos productos para limpiar la alberca, a medida que se usa el agua, pueden caer en ella otras sustancias como la orina.

Investigadores canadienses, de la Universidad de Alberta, tomaron más de 250 muestras de 31 piscinas y jacuzzis de dos ciudades de su país y otras 90 muestras de agua del grifo, limpia, usada para llenar esas piscinas., obteniendo que en casi 833.000 litros –lo que supone un tercio de la capacidad de una piscina olímpica– había 75 litros de orina; mientras que en otra de unos 416.000 litros encontraron 30 litros.

Como si tener sexo en agua con orina, no fuera suficiente, además cuando se tiene sexo en una piscina común, también pueden caer sustancias que llevan las personas en su cuerpo como productos para el cuidado del cabello y la píel, maquillaje, entre otros.

Ademas  el exceso de cloro también incrementa el riesgo de sufrir irritaciones dermatológicas, oculares y otitis, además hay virus y bacterias que pueden sobrevivir cierto tiempo al efecto limpiador y antiséptico del cloro, como lo de las mucosas, la saliva y la piel de los bañistas. De acuerdo a la p{agina Web Muy Interesante, entre los gérmenes que encontramos en l piscinas están  piscinícolas , que pueden causar conjuntivitis y faringitis; el Giardia intestinalis, un parasito intestinal responsable de náuseas, calambres y diarrea; y la bacteria Escherichia coli, que provoca diarreas y colitis

También se encuentran Pseudomonas aeruginosa, que produce  infección en los o{idosy  las del género Mycobacterium, causante de neumonía; además del  Staphylococcus aureus, que genera infecciones de piel, orina y oído; y el hongo Tinea pedis, culpable del pie de atleta.

Aunque la probabilidad de contraer una infección por partículas que se encuentran en el agua es baja, lo mejor es evitar los lugares aglomerados, sobre todo si eres mujer, recuerda que tu vagina es abierta.

 

Recuerda que hay bacterias de todo tipo quela piel tolera bien, pero que no necesariamente pasará igual con las zonas genitales.

Dale que te pegas

Si decides tener sexo en la bañera , en la ducha, o la piscina hazlo con calma y sin creerte el acróbata del Cirque of Soul, pues en cualquiera de estos lugares un resbalón puede ser fatal.

Además si no quieres tragar agua cargada de agentes patógenos mejor no comiences a hacer posiciones exigentes que te pidan movimiento, disfruta de la novedad pero sin exagerar.

El agua no es un lubricante

Ciertamente el agua es húmeda en su estado líquido, pero no te confundas, esta no es un lubricante ni vaginal ni anal, de hecho función como lo contrario en el caso de la vulva, pues  el agua entra hasta el fondo de la vagina, es decir, realiza un lavado de secreciones, produciendo sequedad, dejando el área lista para que se presente una infección por hongos o vaginosis.

Por eso es importante usar lubricantes a prueba de agua claro está.

Protégete de enfermedades de transmisión sexual

Es importante, a la hora de protegerte, que uses preservativo, y para aumentar la seguridad en el uso de este indispensable aditamento,  debe ponerse antes de entrar al agua y cuando el pene se encuentre completamente erecto  de lo contrario podría romperse.

Pues  el cloro puede dañar el preservativo  así como los residuos de de aceite u otras sustancias que ya hemos establecido se encuentran en el agua, además la falta de lubricación  provoca sequedad y fricción que hacen que se rompa, por lo que se recomienda el uso de estos productos a base de silicona, pues los de aceite dañan los condones y los de agua, pues no hay que ser un erudito para entender que se disuelven rápidamente.

Alerta: “Cuando se use un condón para hacer el amor en el agua, hay que ponérselo y que quitárselo fuera del agua”.

1 Trackback / Pingback

  1. Haz La Francesa el ola la del Kamasutra – Arepa Frita

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*