La doctora Gaby Jimenez te dice ¡Alerta con las grasas en los niños!

La dislipidemia o hiperlipidemia es un término que se emplea para definir la elevación anormal de la concentración de grasas en la sangre (colesterol, triglicéridos, colesterol HDL y LDL), hay varias categorías de este trastorno, según los lípidos que estén alterados.

María Gabriela Jimenez/Neuropediatra

Las dos formas más importantes son la hipercolesterolemia y la hipertrigliceridemia y es una condición que se encuentra asociado al desarrollo de una gran cantidad de padecimientos crónicos como obesidad, hipertensión, diabetes mellitus, infarto agudo al miocardio, eventos vasculares cerebrales y otros.

 Aunque es muy frecuente en los adultos, en la actualidad cada vez más a menudo se observan dislipidemias en niños pequeños, recientemente en mi consulta una pequeña tan solo de 4 años con el colesterol y triglicéridos elevados. Lo que traduce que a corta edad la calidad de la alimentación es tan deficiente que la actividad física de un infante con toda su energía no es capaz de gastar esas calorías.

¿Qué son?

 Es importante entender que el colesterol es una molécula presente en todos los seres vivos del reino animal, incluyendo al ser humano. Existe el colesterol de baja densidad o llamado colesterol malo (LDL), cuando su circulación es excesiva, se acumula en las paredes de los vasos sanguíneos, con la consiguiente formación de placas arterioscleróticas que impiden el flujo normal de sangre hacia los tejidos.

Vídeo + Cómo evitar el bruxismo y desgaste dental

El  “colesterol bueno”, c-HDL, es el encargado de atrapar el colesterol c-LDL que circula por la sangre y conducirlo hacia el hígado, protegiendo al organismo de sus efectos nocivos. Es por ello que para evitar la aterosclerosis se necesita mantener una proporción alta de c-HDL y baja de c-LDL.

 Por otra parte los triglicéridos (TG) son un tipo de grasa (lípido) que se encuentra en la sangre, al ingerirlos en la alimentación el cuerpo convierte las calorías que no necesita en TG de forma inmediata almacenándolas en el tejido adiposo. Más adelante, las hormonas liberan triglicéridos para producir energía entre las comidas. Si se ingiere más calorías de las que se queman (especialmente calorías «fáciles de consumir», como carbohidratos y grasas), se elevan los TG condición conocida como  hipertrigliceridemia.

 Las dislipidemias pueden ser primarias, es decir, no asociada a otras enfermedades. Generalmente de origen genético y transmisión familiar (hereditarias), y la más frecuente que son las secundarias, es decir vinculadas a otras entidades patológicas, como por ejemplo: diabeteshipotiroidismo, especialmente la central es decir cuando es predominante en el área abdominal.

La dislipidemia no suele presentar ninguna sintomatología, especialmente en los niños. En sí misma es una enfermedad asintomática. Su detección, por desgracia, se da cuando la enfermedad ya se encuentra en una etapa avanzada, manifestándose entonces los síntomas derivados de las complicaciones asociadas. Y todos los pediatras debemos tomar en cuenta los antecedentes familiares, factores de riesgo del paciente y la evaluación de su peso, talla e índice de masa corporal para solicitarlas pruebas de laboratorio que permiten hacer el diagnóstico y aplicar las medidas terapéuticas necesarias. Muchas veces la participación de un nutricionista o pediatra nutriólogo es necesaria para las orientaciones dietéticas y buenos hábitos en la alimentación que es la causa fundamental de que esta condición se presente en pediatría.

Obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema serio, según los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia de esta enfermedad a nivel internacional es cada vez mayor. En 2010 había unos 42 millones de menores con sobrepeso, registrándose la mayor parte de los casos en países en vías de desarrollo. Si tu hijo tiene sobrepeso o es obeso consulta a tu pediatra porque la asociación con dislipidemia es cada vez más frecuente y podrán tomarse las medidas necesarias para corregir a tiempo esta condición y sus nefastas consecuencias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*