Tengo cáncer ¿Y ahora qué puedo comer? Parte III

Mucho de los pacientes oncológicos logran superar las etapas de aceptación en tiempo récord, entendiendo que hay una sola salida contra esta enfermedad, Luchar para Vencer, para esto la nutrición es importante, en este artículo respondemos desde la alimentación a la pregunta ¿Tengo Cáncer y ahora qué hago?

Herwin Godoy Briceño

Una vez que se recibe la noticia de que se padece de cáncer familiares y amigos, por lo general, se avocan a dar recomendaciones en cuanto a la alimentación que se debe tener, colocando a algunos de los alimentos como milagrosos para detener o eliminar las células cancerígenas en el cuerpo, como que si todos los cáncer fueran iguales.

La nutricionista consultora de Arepa Frita, Ana Catalina Morillo, aclara a nuestros lectores que esto no es así, pues dependiendo de la localización de cada cáncer la dieta debe cambiar, esto sin contar con otras enfermedades o patologías que pueda tener el paciente, pues, por ejemplo no se igual tratar un cáncer de mamas a una mujer que ademas sea diabética o hipertensa, que a un hombre con un cáncer de próstata que sufre de gastritis y no digiera el huevo, o que algunos de los dos no tolere el sabor de la guanábana, guanábano, catuche, anona  o graviola  como se le llama a esta fruta en otros países de latinoamerica.

Morillo comienza aclarando que lo ideal es que se siga una dieta recomendada o bien sea por su oncólogo o por un nutricionista profesional, que trabajará de la mano con su médico tratante, para así lograr el primer objetivo, pilar además para la recuperación de un paciente oncológico, “evitar la desnutrición, pérdida de peso y masa muscular”.

Tengo cáncer ¿Y ahora qué hago? Parte I

Morillo resalta además que la dieta se debe adaptar, igualmente a la etapa que esté viviendo el paciente, pues si recibe quimioterapias, puede sufrir de naúseas, vómitos, inapetencia, por lo que hay que adaptar su régimen alimenticio a ese momento.

La experta en nutrición aclara que en líneas generales a los pacientes oncológicos se le indican dietas “inmunomoduladoras que son  dietas específicas para fortalecer el sistema inmunológico del paciente”.

Las dietas inmunomoduladoras se logran dándole suficiente cantidad de proteínas, fibras, hortalizas además de frutas que ayudaran a su cuerpo a aprovechar todas las vitaminas y minerales que ayudaran al sistema inmune a luchar contra la enfermedad, además de mantener el peso adecuado en el paciente y reducir sus efectos secundarios de los tratamientos.

Morillo indica además que para complementar la dieta, y en casos donde el tipo de cáncer lo amerita, se recomienda el uso de productos patentados que son módulos proteícos o calóricos, que ayudarán a mejorar radicalmente la apariencia del paciente, el sistema inmune y por lo tanto, su autoestima.

Punto de vista con el que concuerda la Oncólogo y hematólogo del Hospital Universitario de Maracaibo, Jessica Carrasquero, quien señala que la dieta debe estar adaptada a las necesidades del paciente, para que una vez se logre estabilizar, pueda levantar su autoestima, que es pieza fundamental para vencer al cáncer. 

¿Qué se debe evitar consumir?

Para Morillo, en la dieta de los pacientes con Cáncer se deben  evitar los vegetales crudos, las frutas cítricas y las carnes rojas, esta última por dos razones lo difícil de su digestabilidad y los productos de su metabolismo en el cuerpo humano, como el ácido úrico.

Tengo Cáncer ¿Y ahora cómo lucho con esto?

Además Morillo recomienda evitar el uso de lácteos no pasteurizados así como subproductos como yogures, quesos, entre otros, pide evitar el uso de huevos, pescado o marisco que no estén bien cocidos.

De igual manera, acentúa que no se deben consumir, embutidos de ningún tipo y mucho menos crudos, frutas que no se puedan pelar, o de piel porosa como el kiwi, las uvas, entre otras, exceptuando la guanabana, frutos secos, zumos de frutas especias crudas y hongos o setas.

Alimentos cocidos, los aliados perfectos

Ahora bien ambas expertas, Morillo  y Carrasquero coincidieron en que el líneas generales los pacientes con cáncer deben consumir huevo cocido y leches pasteurizadas, y sub productos caseros preferiblemente, como el budín de arroz o arroz con leche.

En cuanto a la proteína animal recomiendan el pollo y pescado bien cocidos, alimentos infantiles envasados como papillas, purés, compotas, frutas bien lavadas, mermeladas naturales en envases individualizados, verduras bien cocidas, quesos y yogures, pero pasteurizados después de su fermentación.

Alimentación para cada tratamiento

Carrasquero, indica que cada tratamiento tiene unos efectos secundarios que varían en su intensidad en cada paciente, y depende el grado de avance de la enfermedad al momento de su detención.

Debido a esta cada realidad, indica una dieta personalizada, eso sin contar el hecho al estrato socio-económico del paciente y la situación país en la que viva el luchador del cáncer.

A razón de esto Morillo, indica que hay dietas generales que se recomiendan para quienes reciben quimioterapia y radioterapias, que buscan en todo momento el sostén proteico calórico del paciente.

Si el paciente recibe quimioterapias debe procurar consumir los siguientes alimentos siempre bien cocidos,  pescados blancos o mariscos nunca azules, clara de huevo, puré de papas, arroz, pasta, pan y multicereales en el desayuno, compotas de frutas dulces, no cítricas, hortalizas y verduras en compotas o papillas como zanahoria, calabaza o auyama, calabacín, nunca hortalizas como las lentejas o garbanzos, cuyo proceso digestivo es mas lento.

De igual manera ambas expertas recomiendan los batidos de frutas y hortalizas como el de zanahoria con manzana o pera.

Aprenda a hacer la torta de auyama o calabaza sin usar harina de trigo

De igual manera y cumpliendo con la norma de la pasteurización después de su fermentación, yogures y quesos desnatados, jamás mantequilla, margarina, nata, lácteos enteros, esto para evitar los síntomas de fatiga y nauseas que causa este tratamiento endovenoso.

Ahora bien si el tratamiento recomendado por el oncólogo es la radioterapia, la dieta varia a alimentos de los recomendados en la primera parte del artículo pero fríos o helados, todos de texturas blandas consumidos en puré, así como los ricos en betacarotenos; zanahoria, auyama, mango y suplementos alimenticios que indiquen que poseen bacterias lácteas como el yogurt y omega 3 como el presente en los pescados azules.

Infusiones una buena idea

A excepción del té, la menta y la manzanilla, existen muchas infusiones que se recomiendan para mitigar los efectos de la quimioterapia como el muérdago, que fortalecer el sistema inmune de diversas maneras o el palmito siendo especialmente efectivo sobre células cancerosas procedentes de tumores de próstata.

Otro es las realizadas con ajo, su consumo con regularidad ayuda a prevenir el cáncer y mitigar el cáncer de estómago. Su carácter preventivo tiene que ver con los compuestos orgánicos de azufre que contiene en su interior.

Por su parte, el orégano en sus dos versiones mas conocidas poseen mas antioxidantes que una manzana y ayuda a combatir los radicales libres, por lo que una infusión con una cucharada de orégano en  una buena idea para luchar contra el cáncer y los síntomas de sus tratamientos.

Igualmente hacer un te con hojas del árbol del guanábano o guanábana, que se hace con 10 g de hojas, las cuales deben colocarse en 1 litro de agua hirviendo. Al cabo de 10 minutos, se debe colar y consumir 2 a 3 tazas después de las comidas;

Guanabana la mejor quimio natural

Mucho se ha dicho sobre la guanábana y su efecto contra el cáncer  por su gran poder antibacteriano y antiparasitario, su uso se ha venido popularizando en los últimos años, y en esto coinciden nuestras expertas en salud, Morillo indica que desde hace unos años, en el Hospital Noriega Trigo en San Francisco, se ha utilizado la guanábana como complemento alimenticio para los enfermos de cáncer, teniendo resultados satisfactorios, en cuanto a mejoría de los pacientes oncológicos.

Opinión con la que coincide Carrasquero, quien asegura que sus pacientes tienen una mejoría considerable, cuando usan esta fruta sudamericana, combinada con los tratamientos oncológicos, para combatir el cáncer.

Los beneficios de esta fruta, no se quedan allí pues además ayudan a regular la tensión y a regular el sistema nervioso, por lo que aumentan el buen humor y combaten la depresión, y  ayuda a depurar el organismo.

Por si fuera poco reduce los niveles de triglicéridos y de colesterol en la sangre y es un calmante del sueño.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. ¡Alerta! Picadura de garrapatas puede causar alergia mortal a comer carnes – Arepa Frita
  2. Abrazar es beneficioso para la salud – Arepa Frita

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*