La hepatitis A una patología rodeada de mitos

La hepatitis es una enfermedad que ataca sobretodo al hìgado, causando inflamaciòn, además de que le da a su portador un color amarillo digno de un personaje de los Simpsons, sobre este se han tejido diferentes mitos, conozca la realidad de cómo se contagia y cual es su tratamiento.

Cortesia SAHUM Whitney Urdaneta / Fotografía: Carlos Del Villar

La hepatitis es una patologìa causada por un virus que trae como consecuencia   la “inflamación del hígado causada en general por exposición: a un agente infeccioso (un virus de la hepatitis), a una toxina (alcohol), a un fármaco (como el paracetamol), pero tenemos claro cómo se contrae y los cuidados que se deben tener o nos dejamos llevar por los mitos, conoce con nosotros los mitos y verdades de esta enfermedad comenzando por la cepa A. puede ser aguda, y desaparecer con el tratamiento adecuado; o crónica, en cuyo caso puede progresar al cabo del tiempo y causar una cirrosis hepática, insuficiencia hepática y cáncer de hígado.

Son diversos los virus de la hepatitis que pueden producir inflamaciones agudas en el hígado. De estos virus se conocen, por ahora, cinco tipos: A, C, D y E, que son del tipo ARN, y el virus B, que es ADN.

Cuando se trata de Hepatitis A

La doctora Leidy Medina, Adjunta del Servicio de Gastroenterología y de Hepatología del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM), señaló: “los tipos de hepatitis son muchos, la más frecuente de las agudas es el Virus de Hepatitis A (VHA) que se transmite por vía fecal-oral a través del agua, alimentos u objetos de comida o aseo que estén contaminados con estas partículas virales”.

“Para VHA, hay varias formas clínicas, la primera es la asintomática, es decir, que el paciente no presenta ningún síntoma, y es la que se ve más en los niños. Esta la forma sintomática, que el paciente presenta fiebre, malestar general, dolor abdominal, diarreas de coloración clara, orina de coloración oscura, vómitos, debilidad y agotamiento físico, pérdida de apetito; muchos de estos casos no presentan ictericia, es normal que la población relacione la hepatitis a que la persona este amarilla, y no necesariamente se presente este síntoma” indicó.

El VHA en general mejora en unas semanas sin tratamiento. Sin embargo, algunas personas pueden tener síntomas por hasta seis meses. Su médico puede sugerir medicamentos para ayudar a aliviar sus síntomas. También existe la vacuna contra la hepatitis A que puede prevenir el VHA.

Medina señala: “no todos los pacientes que padecen VHA no tienen complicaciones extra-hepáticas. Se habla que de un 2% a un 8% pueden presentar estas complicaciones, como: vasculitis, pancreatitis e incluso de trastornos oftálmicos.

Consuma maíz y logre nutrirse con este superalimento

Medidas higiénico-dietéticas

La hepatitis A, afecta a toda la población, pero los niños y las personas que trabajan manipulando alimentos son los más vulnerables, por lo que se deben adoptar medidas higiénico-dietéticas.

Lavarse las manos constantemente con agua y jabón, en especial luego de usar el baño; tener precaución de limpiarse bien las uñas, porque en ellas se acumulan muchas bacterias; hervir el agua es un factor importante, ya que las altas temperaturas es lo que garantiza que se maten la mayor cantidad de virus, bacterias y protozoarios, para evitar cualquier infección que afecte el tracto gastrointestinal”, recomendó la doctora Medina.

Acotó que se debe evitar en lo posible comer alimentos (frutas o verduras) crudos en la calle, porque muchas veces no tienen el tratamiento higiénico adecuado.

“El vinagre no es suficiente para matar bacterias, lo único verdaderamente efectivo para destruir las bacterias es lavar las frutas o verduras con agua hervida y cloro, en una proporción de 20 a 30 gotas de hipoclorito de sodio al diez por ciento por cada litro de agua, dejar estos alimentos sumergidos de cinco a diez minutos y luego lavarlos con agua hervida nuevamente”, enfatizó la galena.

La licenciada Laura Lorbes, jefe del Servicio de Nutrición y Dietética de SAHUM, señala: “básicamente un paciente con el VHA no deben consumir todos los alimentos procesados, enlatados y envasados por el tipo de condimento, esto debido a que el hígado hace el proceso de formación de encimas, y si estas encimas no trabajan correctamente pues el paciente no va a poder sintetizar algunos alimentos”.

Así mismo, en el VHA hay un proceso inflamatorio por lo que la galena señala: “se debe restringir los alimentos que producen flatulencias como lo es el brócoli, el coliflor, la lechuga, patilla, melón, los granos. Del mismo modo, los alimentos guisados o fritos no se pueden consumir, debido a la grasa producida al momento de su preparación”.

Lorbes indica: “lo que puede consumir el paciente son todos los alimentos naturales, procesados o preparados en el día. El arroz del día, las carnes blancas (pollo, pavo) preparados al horno o al vapor; los tubérculos (papa, ñame, ocumo, batata, auyama), sopas (de patas de pollo y/o carpazo de pollo).”

La doctora Gaby Jimenez te dice ¡Alerta con las grasas en los niños!

Además la especialista en nutrición manifestó que los pacientes deben respetar el horario de comida. “Los pacientes los primeros días va a sentir muchas náuseas y rechazo a la comida, por lo que se recomienda que coman sus 3 comidas pero empezando con pequeñas porciones para evitar el vómito de las mismas”.

¿El dulce un mito con buen sabor?

Existen muchos tipos de mitos sobre el VHA. “Es totalmente falso el mito principal que existe sobre la hepatitis, come mucho dulce que eso te cura rápido, eso es totalmente falso, a los pacientes lo que se le recomienda es una dieta balanceada que la indican los nutricionistas.”

Otro mito principal es que el paciente debe tomar muchas vitaminas, como complejo B, ácido fólico y vitamina C. “Este mito tampoco modifica el curso del virus, no le prohibimos al paciente que no lo tome, pero no está comprobado científicamente que el tomar estas vitaminas ayuda al curso del VHA”, enfatizó Medina.

Qué hacer si se sospecha de contagio

Si se sospecha de que se ha contraído este virus, lo recomendable es asistir al centro de salud más cercano, que posea en su plantilla de expertos en la salud un gastroenterólogo, el Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM) dirigido por el doctor Mervin Urbina, posee en su estructura un Servicio de Gastroenterología y Hepatología, donde se le brinda al paciente la atención integral gratuita y de calidad.

El SAHUM se encuentra en la avenida 16 Guajira, vía a Ziruma, frente al antiguo Rectorado LUZ, Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*